Success

El Salario De La Mujer Aún Sigue Estando Muy Por Debajo De El De El Hombre

Harán falta al menos 75 años para erradicar la desigualdad de género y la disparidad salarial entre hombres y mujeres en el G20 (grupo de 20 países con las economías más avanzadas que juntos cuentan con dos terceras partes de la población global).

Al menos 13 de los países que forman parte de este grupo se ubican hasta el final de la lista de 136 países incluidos en el “Informe mundial sobre disparidad de género 2012”, particularmente en temas de igualdad de ingresos.
Sin embargo, esta es la punta del iceberg, ya que el informe indica que en estos países, además de cobrar menos, las mujeres “realizan la mayor parte del trabajo no remunerado, tienen mayor presencia en los empleos a tiempo parcial y son objeto de discriminación en el seno del hogar, en los mercados y en las instituciones”.
Con esto, Oxfam advierte que un sistema tan profundamente discriminatorio por razones de género redunda en la pobreza de las mujeres y, en muchos casos, su incapacidad para desarrollar plenamente su potencial.
El organismo dice que: “La contribución que realizan las mujeres a la economía y a la sociedad está subestimada y limitada por la discriminación de género, y supone una importante amenaza para la salud y el bienestar de las mujeres y de sus familias”.
Para Oxfam, si los trabajos no remunerados que realizan las mujeres, como el cuidado de los niños o las labores domésticas, fueran reconocidos, podrían suponer entre un 20 % y un 60 % adicional al producto interior bruto (PIB) de los países del G20.
El informe sostiene que, si la tasa de empleo remunerado de las mujeres fuera la misma que la de los hombres, el PIB de EU, por ejemplo, se incrementaría en un 9 %, el de la Eurozona en un 13 % y el de Japón en un 16 %. Aún más, indica que en 15 de las principales economías en desarrollo, la renta per cápita se incrementaría en un 14 % para 2020 y en un 20 % para el año 2030.
Oxfam dice que: “La desigualdad de género es un problema sistémico que debe tratarse como un obstáculo esencial para el desarrollo y el crecimiento inclusivo y, a su vez, el crecimiento inclusivo y el desarrollo deberían contribuir de forma prioritaria a los derechos económicos y sociales de las mujeres”.

 

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *