[Fotos] Mi Fin De Semana En Roatán, Honduras

August 20, 2015

Hace aproximadamente unos 2 meses una de mis mejores amigas me invitó a ir de vacaciones con ella a Honduras de donde  es originaria, para ser honesta con ustedes no fue algo que me llamara la atención.

En realidad solo dije que sí porque eso significaba disfrutar de un fin de semana en playa y con una gran amiga. Pero poco a poco fui investigando en internet sobre la isla de Roatán en Honduras y mi interés fue creciendo. Según varios artículos que leí, ahí se encuentra el segundo arrecife más grande del mundo. Ahora que he regresado de mi viaje puedo decirte que ir ahí fue una de las mejores decisiones que he hecho en mi vida.

Desde día 1 (La Transportación) :  es un poquito complicado llegar porque son pocas ciudades las que tienen vuelos directos a San Pedro Sula o Tegucigalpan en Honduras, y de ahí tienes que tomar otro vuelo a la isla de Roatán o viajar a La Ceiba y tomar un barco con destino ‘al paraíso’.

En mi caso volé de Dallas/FW a Houston, de Houston a San Pedro y ahí tome un último vuelo a la isla. Puedo decirte que el paisaje es maravilloso, la gente increíblemente hospitalaria, servicial y muy humilde. Ves un Honduras por donde no ha pasado ni la tecnologia ni la modernidad pero que te hace disfrutar de las maravillas de lo simple. Escuchar el reggae isleño, ver esas sonrisas relajadas en la gente recostada en amacas en sus portales y ver puestecitos por doquier de frutas típicas de la isla como lichas, mamones, nance, matasanos, marañon, maracuya y guanabana.

El servicio : Al llegar al hotel Henry Morgan nos encanto el servicio y la playa es una de las más bellas que he visto en mi vida. El agua cristalina nos permitía ver los peces nadando al lado nuestro, ver las estrellas de mar al caminar  y además tenían diferentes actividades con las que nos mantenían entretenidos todo el día ( aerobics en el mar, caminatas, clases de baile de punta y si vas te recomiendo tomes los masajes relajantes de su spa que me encantaron)

La comida: Yumiiiiii , aunque soy un poco especial cuando se trata de comer, no me limité para nada, comí desde baleadas (tortillas de harina recién hechas con frijoles refritos, queso y mantequilla) , enchiladas hondureñas, pastelitos de perro ( no te asustes, son como empanaditas rellenas de carne con papa y  arroz).

Actividades: desde el parachute, motos acuáticas, buceo, nadar con los delfines y snorkeling. Yo no se nadar y me da pánico el mar pero por primera vez en mi vida lo hice y me fascinó , gracias a mi amigo Nacho que me llevó de la mano en todo momento.

Y la vida nocturna no podía faltar, el área de West End está padrísima, a partir de las 11pm ya se encuentran las calles llenas de gente lista para bailar y divertirse. Nosotros visitamos Booty Bar y El Bosque y nos encantó, imaginate que hasta me encontre un ‘chapulin colorado’ hondureño.

Pero en fin, al regresar me vine con una enorme sonrisa en la boca de lo fascinada que quede con Roatán, así que te recomiendo 100% que si tienes la oportunidad visites esta bella Isla Hondureña.

Un agradecimiento muy especial a mi bella amiga Patricia Estrada y su familia, a mi gran amigo Nacho y a las bellas Esther y Alexa por su hospitalidad.

Para más información sobre Roatán DA CLIC AQUÍ.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply